Pax Dettoni Serrano | ¿QUÉ ES LA EMPATíA ACTIVA?
Pax Dettoni Serrano, autora y directora teatral, conferenciante, formadora y fundadora de Teatro de Conciencia. Educación emocional para desarrollar la inteligencia del corazón y construir una cultura de Paz.
Pax Dettoni Serrano, Teatro de conciencia, educación emocional, inteligencia del corazón, construcción de la paz, artes, desarrollo social, integración social, desarrollo humano, educación, teatro, gestión de las emociones, resolución de conflicto.
22019
post-template-default,single,single-post,postid-22019,single-format-standard,cookies-not-set,ecwd-theme-parent-stockholm ecwd-theme-child-stockholm-child,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.8.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿QUÉ ES LA EMPATíA ACTIVA?

¿QUÉ ES LA EMPATíA ACTIVA?

Está claro que hoy en día todos somos empáticos, o al menos eso decimos sin pensarlo mucho si alguien nos lo pregunta.  Pero,  ¿cómo no serlo?  Está tan de moda la inteligencia emocional y la empatía que si queremos ser individuos “dignos” tenemos que tener esta palabra entre nuestras virtudes.  Además ¿quién no ha visto esos vídeos que corren por youtube o facebook y los ha compartido con el orgullo de quien aboga por una buena causa para la humanidad?

 

Da un poco igual si sabemos con detalle lo que significa o si la ponemos en práctica en nuestra cotidianidad; lo importante es usarla en nuestros discursos, al fin y al cabo queda bien y nos da el “caché” del que ha recibido algún curso de coaching en su empresa.   Si bien es cierto que,  todos más o menos llegamos a relacionar la  “empatía” con “ponerse en la piel de la otra persona” o “ponerse en los zapatos del otro”.  Y eso es importante, no vayamos a desmerecerlo.

 

Sí, la empatía es ponerse en el lugar de la otra persona.  ¿Pero qué significa eso? 

Y allí es donde ya no hay tanta claridad.  ¿Es pensar como el otro? ¿ Es sentir lo mismo que el otro? ¿Es comprender al otro en su actuar?

¿Y si fueran las tres a la vez? ¡Qué dificultad tan grande!  ¿Cómo podríamos pensar, sentir y comprender el actuar de otro, si a veces ni sabemos lo que pensamos, sentimos y ni tan siquiera porqué actuamos como lo hacemos nosotros mismos?

¿Implicará entonces la empatía una acción previa?  ¿Implicará la empatía estar primeramente conectados con nuestros propio pensar, sentir y actuar, antes de ponernos en los zapatos de otro?

Quizás sí… y de ser así, la empatía deja de ser un término banal para usar con fines de impresionar en un cocktel. Y pasa a ser un término activo, perseverante y que implica un continuado trabajo. Quizás un término que implica un proceso que empieza en uno mismo, pasa por la otra persona y vuelve a acabar en uno mismo.

Sí, lo has leído bien, “vuelve a acabar en uno mismo” y eso es porque la empatia no es verdadera empatía si no te lleva a a actuar en consecuencia de lo que siente el otro.

Es por este motivo que me encanta añadir el adjetivo  “Activa “ al sustantivo “Empatia”; pues para mi, el círculo virtuoso se cierra cuando:

  1. Te atreves a vivir en tu propia piel (te conectas contigo mismo en el pensar, sentir, actuar)
  2. Te atreves a ponerte en la piel de la otra persona (Conectas con su pensar, sentir y actuar)
  3. Con coraje y humildad actúas en consecuencia (y en este paso puede ser que necesites olvidarte de ti mismo para hacerlo, pero eres tú quien debe decidirlo en libertad)

Efectivamente, tal y como lo acabas de pensar, la Empatia Activa es el paso previo a la Compasión.

Os comparto un bonito cortometraje que lo explica muy bien con una historia:

(Hacer “click” en la foto de aquí abajo)

 

(Pido disculpas por el tono generalizado de este post, pero me apetecía mucho… gracias por la comprensión)

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.